La implantación del SGIC es progresiva y escalonada, comenzando con el examen de las áreas de decisión más sensibles penalmente y con la acreditación de aquellas decisiones que potencialmente pueden contagiar a los órganos superiores de dirección de la empresa (Consejo de Administración, Presidente, Directores Generales…). Se prestará atención prioritaria, por tanto, al procedimiento y la trazabilidad de aquellas decisiones de las que pudieran derivarse imputaciones penales o graves sanciones administrativas relacionadas con los delitos de blanqueo de capitales, fraude a la hacienda, corrupción, delitos ambientales, propiedad intelectual e industrial o contra los trabajadores…

Este proceso se realiza en las siguientes fases:

MF_evaluacion

Fase 1. Evaluación

Los especialistas de Marca Franca examinan la estructura de la empresa, evalúan sus procesos decisorios en todos sus niveles y rangos, señalan los riesgos penales a los que pueden dar lugar, proponen medidas para detectar y evitar prácticas ilegales e indican qué medio de prueba es el más adecuado para contener, en cada caso, la responsabilidad penal derivada de posibles delitos.

02 implementacion

Fase 2. Implementación

El equipo técnico de Marca Franca incorporará las soluciones informáticas y elaborará un sistema integrado de gestión documental que identifique fehacientemente a sus usuarios, así como el día, lugar y hora en que se adopte cada decisión potencialmente susceptible de tener consecuencias penales.

03 encriptacion

Fase 3. Encriptación y custodia

Toda la información recogida en aplicación del SGIC será remitida automáticamente al órgano responsable del cumplimiento en la empresa y a Marca Franca, que la encriptará y la custodiará en su base de datos. De este modo, Marca Franca opera como un tercero garante de la veracidad de la información y podrá certificar en sede judicial que los datos obtenidos a través del SGIC son indubitados, con identificación de las personas intervinientes, hora, lugar y momento en que los hechos fueron puestos en conocimiento de los órganos responsables de la empresa a través de los protocolos habilitados para ello.

04 control

Fase 4. Control de cumplimiento

Este sistema automatizado de evaluación y fiscalización constante de la actividad vinculada a las áreas de riesgo de la empresa se elaborará en función de sus necesidades y prioridades y permite incorporar, cuando se estime pertinente, procesos de control ad hoc de actividades o departamentos. Marca Franca puede valorar preliminarmente esa información desde la perspectiva de los riesgos penales de la empresa y reportar sus conclusiones al órgano encargado del cumplimiento (compliance officer). Esos informes periódicos son, a su vez, prueba de que la empresa se compromete a vigilar la observancia de sus normas y protocolos de evaluación del cumplimiento, incorporando todas las adaptaciones y mejoras necesarias según las recomendaciones y advertencias recibidas.

El programa piloto

Antes de iniciar el despliegue del SGIC, Marca Franca elaborará en colaboración con el cliente, un piloto que recogerá los principales procedimientos que pudiesen tener una hipotética deriva penal y que ordenan las decisiones que finalmente culminan en el Consejo de Administración de la empresa y en su Presidencia y Dirección General.